jueves, 8 de mayo de 2014

¿Cuánto cuesta diseñar un logotipo?

Para empezar, debemos diferenciar logotipo, de marca y de imagen corporativa. El logotipo es sólo la punta del iceberg, detrás de un logotipo tiene que haber algo, una seña de identidad, una filosofía de empresa y sobre todo una coherencia con el mundo en que la empresa se va a desenvolver.

Empecemos por decir que el diseño de un logotipo no es un servicio barato, no al menos en un trabajo de calidad. Y no es barato porque hay muchas horas de trabajo detrás de ese dibujo que nos presenta el diseñador gráfico. Reuniones con el cliente, pruebas de cromatismos, estudios de mercado, etc.

 Lo que el cliente debe tener en cuenta a la hora de fijar el presupuesto que quiere destinar a la creación de su logo o marca, es cuan importante va a ser esta para su negocio.

Como decía al principio no es lo mismo diseñar un logotipo que una marca o una imagen corporativa integral, y lógicamente el precio no va a ser igual. Si bien es cierto que en Internet se pueden encontrar "profesionales" que te ofrecen hacer un logotipo por 50 euros, o por 25, tienes que tener en cuenta un par de cosas. La primera es que a ese "profesional" no le importa lo más mínimo quién eres, a que te dedicas y cuáles son tus necesidades en lo que a imagen de empresa se refiere. Tiene un catálogo de 100 o 200 diseños que te quiere colocar a precio de ganga, pero no va a mantener contigo una entrevista ni se va a esforzar en crear para ti una imagen adecuada y singular. Todo va a depender de cuánto valores la imagen de tu empresa y cómo de importante sea ésta para ti.

Entonces, volviendo a la pregunta que origina este post. ¿Cuanto me voy a gastar en que un diseñador gráfico me haga un logotipo profesional? La respuesta por mi parte es clara. Un logo, sólo el logo, no cuesta menos de 200 o 250 euros, en el caso de un emprendedor que aun no tiene nada creado, y a partir de ahí hacia arriba, tanto en servicio como en precio lógicamente. Cualquier director de una agencia de diseño dirá que eso es un regalo, y efectivamente para él que cuenta con un equipo multidisciplinar que pone a disposición del cliente y el proyecto, por 250 euros no te da ni los buenos días, pero el concepto comercial de la SEGMENTACIÓN, nos enseña que cada empresa o profesional tiene un público objetivo y un cliente tipo.

Probablemente yo como freelance, autónomo, que trabajo en esto yo solito, no pueda plantearme una campaña gráfica para una gran empresa, por medios y conocimientos de marketing puro y duro, de igual forma que un emprendedor con un presupuesto más que limitado no pueda ir a Ogilvy a que le diseñen su logotipo. Un precio que ronde los 200 o 250 euros, para alguien que empieza su aventura empresarial es un precio razonable, ni caro ni barato, es un precio justo.

Un logotipo debe llevarle como mínimo a un diseñador una 8 a 10 horas de trabajo, a unos 25 euros/hora de media, las cuentas son claras. ¿Y que es eso de la imagen corporativa y la marca? Como decía a principio el logo es es sólo la punta de la lanza, la parte visible y reconocible, ergo la más importante, pero hay mucho más detrás.

 Una empresa, por ejemplo que tenga como objetivo crear una imagen de marca dentro del sector de la venta al detall de yogur helado, por poner como ejemplo de un negocio en auge, debe tener en cuenta que necesita una identidad visual homogénea para la uniformidad de los empleados, para las tarrinas y vasos, las cucharas, la decoración del local, la paleperia, facturas, albaranes, publicidad gráfica, etc. El conjunto de normas que definen todos esos elementos se recogen en el llamado manual de identidad visual corporativa.

Detrás de ese documento de unos cuantos folios hay un intensivo trabajo del diseñador gráfico, reuniones con el cliente, pruebas, bocetos, ensayos... Muchas horas de trabajo, que por supuesto deben ser retribuidas económicamente. A una media, de nuevo, de 25 €/hora. tantos elementos gráficos necesite la empresa, así será la factura que deba pagar por dichos servicios.

Como cierre de este post, está claro que un diseñador gráfico no vende un producto, sino un servicio, un intangible, y eso, por parte del cliente en ocasiones es difícil de cuantificar. Mi recomendación es que a la hora de contratar a un diseñador gráfico o un logotipo se tenga en cuenta la relación calidad precio, la implicación en el proyecto y sobre todo, definir claramente un presupuesto realista para acometer la línea gráfica de la empresa, que en cualquier caso no debería ser inferior inicialmente a 2.000 euros, en los que se deben repartir los diferentes elementos a contratar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario para esta entrada.